CONSEJOS PARA MEJORAR EN TU RESTAURANTE

.

Ahi va mi primer consejo para mejorar en ti restaurante:

Hazte con un equipo profesional y sal de la mediocridad:

Si tu filosofía de contratación es como la de cualquier Mc donads… no es que vayamos muy bien encaminados. ¿En manos de quién dejas a tu restaurante?. Te propongo estos consejos para mejorar en tu restaurante.

No puedes pretender un equipo de calidad, creativo, proactivo e involucrado con salarios básicos. Con salarios básicos, obtendrás lo que la mayoría obtiene, resultados básicos. Es muy fácil exigir si no sabes lo que te puede aportar tu equipo. Si no conoces sus habilidades, si no consigues enseñarles lo que quieres, si no les facilitas unas condiciones justas, los agotarás. Recuerda que nos pasamos más tiempo en el trabajo que con nuestra familia. Recompénsalos como se merecen si no quieres ser otro restaurante de rostros desconocidos. Un equipo profesional, bien remunerado y estable te dará la diferencia.

Optimiza los turnos de tu salón:

¿Por qué los fines de semana todos quieren venir a mi restaurante a la misma hora? Lo sé, es un mal que tenemos todos cuando salimos. Tienes el restaurante abierto desde las 19:30 h. y sin embargo todos quieren venir en esa franja horaria tan codiciada (21:30 h. a 22:30 h.)

Pero no te preocupes, que tiene solución. Confía en mi, somos animales de costumbre y si nos dicen que solo podemos ir en el horario que nos indican, lo haremos.

Quizás haya alguno que le moleste, pero no debes de alarmarte, la próxima te aseguro que se adaptará a tus necesidades. Solo necesitas un poco de mano izquierda para llevar la situación.

Ve jugando con los turnos y dale a tus cocineros un margen lógico de tiempo para poder organizarse y ser mas eficientes. Te lo agradecerán. Empieza por organizar dos servicios en tu restaurante: uno que comience a las 20 h. y el otro a las 22 h.

Una vez que vayan completándose los turnos, irás sugiriendo a tus comensales los nuevos turnos disponibles, siempre teniendo en cuenta tus limitaciones en beneficio de tus comensales.

Potencia tu carta de vinos:

¿Qué me aportan las grandes bodegas, además de un cierto nivel a la carta de vinos? Solo status. En la variedad está el gusto dice el refrán y los consumidores no solo beben etiquetas, sino brebajes que los sorprendan. Hoy en día es casi imposible que te ofrezcan un vino de mala calidad, sin embargo en algunos restaurantes a veces sucede.

Ten en cuenta que en el mundo del vino la relación precio-calidad que puedes encontrar es casi excelente. Entonces ¿por qué pagar más caro por una etiqueta si puedo sorprender con un vino excelente que además resulta curioso y a un precio más competitivo? No digo que prescindas de las grandes bodegas, solo que no renuncies a sorprender a tus comensales. Entonces que me dices…

¿Quieres seguir vendiendo etiquetas, que tienen todos, con un margen de ganancia menor o quieres maravillar a tus clientes con un descubrimiento exquisito que te beneficie a ti?

No metas más gente en tu restaurante si empiezas a dar un servicio mediocre:

Todo tiene un límite y tu restaurante no es la excepción. Tu cocina tiene un límite, tu salón tiene un límite, tu personal tiene un límite. ¿Compensa dar un mal servicio a cambio de unos euros más?

Si tienes a tus clientes sentados y das un servicio lento, con largas esperas entre plato y plato y luego los apuras a que dejen la mesa para doblarla, ¿no crees que la percepción que se lleva tu cliente es más bien negativa? ¿Por qué estas prácticas de hacinamiento? Tan difícil es decir: “ Lo siento pero esta noche nos será imposible atenderlos. ¿Por qué no prueban en alguno de los siguientes restaurantes?”.

Algunos me dirán: “Si claro, estoy para mandarlos a mi competencia”. Pero, ¿te has puesto a pensar que puedes lograr con ese mensaje? 1) Les has sido sincero. 2) Les has dado a entender que estás a tope y que no iban a poder ser atendidos como se merecen. 3) Les has demostrado que no tienes ningún complejo al recomendarle otro restaurante. 4) Le has dado un motivo para volver, pero reservando, ya que siempre esta lleno ¿No se trataba de eso?

Consigue que tus platos estrellas sean tus platos más rentables:

manel bulnes

¿Sabes cuáles son tus platos más rentables? ¿Acaso crees que son aquellos que tienen el precio de venta más elevado?

Te lo pregunto porque la mayoría de mis clientes creen esto último; y debo advertirte que no es así. No conocer los costes de todos tus platos es un error que no puedes permitirte. El precio de venta no me indica nada más que un valor, ya que no tiene porque ser consecuente con el margen de ganancia.

El precio de venta no me indica nada más que un valor, ya que no tiene porque ser consecuente con el margen de ganancia.

Entonces… ¿De que me sirve vender el producto más caro, si no es ni el más representativo, ni el que más beneficios me reporta? Enseña a tus camareros estos detalles, explícales las diferencias, así sabrán que ofrecer.

Nunca te olvides de los menús:

¿Para qué crees que están los menús? ¿Para ocupar unas líneas en la carta? ¿Para hacerle la vida imposible a los clientes a la hora del pedido? ¿Para dárnosla de “fisnos”?

Un menú puede ofrecerte muchísimas oportunidades a tu restaurante, entre las cuales:

1) Un menú bien confeccionado y estudiado te dará un mayor margen de ganancia con respecto a los clientes menos arriesgados.

2) Con un menú podrás darle a tus clientes una visión más amplia de tu oferta gastronómica.

3) Un menú siempre te dará un plus de agilidad en medio de un servicio exigente.

Dale la misma importancia a los postres que a tus platos principales:

¿Cuál es el problema que tienen los restaurantes a la hora de hacer volar la imaginación con la cocina dulce? ¿Por qué, como clientes, nos tenemos que conformar sin ese mimo especial? ¿Acaso los postres no son tan importantes como la cocina salada?

Te pregunto esto, porque eso es lo que siento cuando salgo de la mayoría de los restaurantes. Y cuidado, los restaurantes estrellados, no son la excepción.

¿Cuánto hace que no pruebas un postre de esos que te dejan sin habla? ¿No sientes que las cartas de postre se repiten una y otra vez vayamos donde vayamos?

Es lamentable ver como los restaurantes descuidan este aspecto tan importante en el momento más determinante del acto. Es como si la creatividad desapareciera, como si después de los platos principales no hubiera más nada que contar. Las soluciones fáciles y la poca originalidad abundan cuando de cocina dulce se trata; y las excusas, simplemente son simples: Somos pocos en cocina, no tenemos tantas neveras, no vale la pena hacerlos si los podemos comprar.

Un restaurante que no pone cariño en sus postres es un restaurante que cojea. Los postres nos indican que la obra está por terminar. Y si el final, es un final que ya han visto, un final que ya saben como va acabar, a tus clientes defraudarás. No te olvides que los postres son la culminación de tú obra, los últimos momentos de placer que regalas. Dales lo mejor. Sorpréndelos con tu dulzura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *